Investigadores de la UCA participan en estudios de registros geodésicos, geotérmicos y oceanográficos en Antártida

La Universidad de Cádiz continúa un curso más, desde su Laboratorio de Astronomía, Geodesia y Cartografía, realizando proyectos del Programa Nacional de Investigación.

Los investigadores de la Universidad de Cádiz Amós de Gil y Belén Rosado, del Laboratorio de Astronomía, Geodesia y Cartografía del departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias, participan en la XXIX expedición de la Campaña Antártica Española, una iniciativa impulsada por el Ministerio de Economía y Competitividad.

En esta ocasión, los científicos de la UCA han centrado su trabajo en el mantenimiento de estudios de registros geodésicos, geotérmicos y oceanográficos en las estaciones principales de las islas Decepción y Livingston. Las series temporales objeto de esta actuación supone la continuidad de la investigación llevada a cabo desde el inicio de las campañas antárticas españolas en el caso de las observaciones GNSS, o desde las últimas campañas en los otros dos casos se vienen realizando.

Su investigador principal es el profesor de la UCA, Manuel Berrocoso, y cuentan con la colaboración del investigador de la Universidad de Algarve, Gonzalo N. Delgado Prates. Desde el equipo, se ha explicado que “el esfuerzo realizado tanto científica como tecnológicamente ha sido considerable, y consecuencia directa de la experiencia adquirida a lo largo de estos años. Haber conseguido establecer como método las observaciones temporales ha sido un hito al producirse en un entorno tan hostil como es la Antártida”. Precisamente, las exigencias impuestas por los trabajos de campo han hecho que las técnicas y procedimientos diseñados y desarrollados poseen “la robustez y fiabilidad necesaria para ser válidos para cualquier otro lugar de la Tierra”.

El mantenimiento de las observaciones GNSS-GPS en las estaciones principales de las islas Decepción y Livingston permite seguir ampliando las series temporales geodésicas que en sí mismas poseen un inmenso valor, como han recordado desde la UCA, ya que su inicio se remonta al principio del desarrollo del sistema GPS, que coincidió con las primeras campañas antárticas españolas. Asimismo, para la continuidad de los estudios de la geodinámica de carácter tectónico de las islas Shetland del Sur “se necesita continuar el registro de las velocidades de deformación de dichas estaciones. El seguimiento y la vigilancia de la actividad volcánica en la isla Decepción ha evolucionado desde observaciones discretas GNSS-GPS hasta la obtención, a partir del año 2000, de una serie temporal 3D que nos está proporcionando una información exhaustiva del comportamiento volcánico de la isla mediante el parámetro deformación superficial”.

Los investigadores participantes han comentado que todo el sistema desarrollado es “innovador y se necesita, pues, seguir analizando sus prestaciones y sus capacidades de registro, almacenamiento y bajo consumo. Además, tendremos la posibilidad de correlacionar este valor con los modelos de deformación obtenidos mediante GNSS-GPS”.

Por último, han destacado que tanto el avance que ha supuesto el mantenimiento de los mareógrafos fondeados en las islas Livingston y Decepción en cuanto a la determinación del nivel medio del mar como los registros termométricos del mar necesitan una continuidad para evaluaciones más precisas y para tratar de “correlacionar con mayor exactitud las series temporales de una y otra ubicación de cara sobre todo a la evaluación y el análisis de la variabilidad del nivel del mar y el efecto sobre el del cambio climático”.

En esta Campaña Antártica Española pasarán más de medio centenar de científicos involucrados en 12 proyectos de investigación muy diversos. Estos expertos pertenecen la mayoría al ámbito nacional aunque hay dos trabajos extranjeros y trabajarán allí un trimestre, periodo que previsiblemente estarán abiertas la Base Juan Carlos I (gestionada en la isla Livingstone por el Consejo Superior Investigaciones Científicas) y la Gabriel de Castilla (gestionada en la isla Decepción por el Ministerio de Defensa).

El Ejército de Tierra contribuye a la presencia de España en la Antártida y colabora estrechamente en el desarrollo de la investigación en dicho continente con la instalación y gestión de la Base Antártica Española Gabriel de Castilla. La base, junto al Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides y la Base Juan Carlos I constituyen las tres plataformas de investigación con las que España opera en este continente.

Espacio excepcional para la investigación

La Base Antártica Gabriel de Castilla está ubicada en la Isla Decepción, en el archipiélago de las Shetland del Sur, a escasos 100 kilómetros del continente antártico, a más de 1.000 del lugar poblado más próximo y a 13.000 de España. La Isla Decepción es la parte superior del volcán más activo de la región de la Península Antártica, cuyas últimas erupciones tuvieron lugar en 1967, 1969 y 1970. Aproximadamente el 60% de su terreno está cubierto por glaciares, que en algunos casos han sido, a su vez, cubiertos por los materiales sólidos generados por las erupciones, dando lugar a los llamados “glaciares negros”. Pero la isla no sólo es excepcional, desde el punto de vista científico, por su actividad sísmica y volcánica, sino también por los procesos de colonización de flora, líquenes y musgos que han seguido a los depósitos variables de cenizas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies