Investigadores CEI·Mar realizan un estudio sobre la raya que podría modificar la cuota de pesca

Investigadores vinculados al Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEI·Mar), coordinados por el catedrático del departamento de Biología de la Universidad de Cádiz, Juan Miguel Mancera, y expertos del Instituto Español de Oceanografía (IEO), se reunieron con la cofradía de pescadores de Punta del Moral e Isla Cristina (ambos municipios de Huelva) para dar a conocer el Proyecto Discardlife – Supervivencia y recuperación de rayas descartadas en la pesca de arrastre, financiado dentro del programa PLEAMAR de la Fundación Biodiversidad – Ministerio para la Transición Ecológica, y por la Federación Española de Municipios y Provincias – FEMP.

El Proyecto Discardlife surgió bajo la necesidad de reducir los descartes provocados por la pesca de arrastre. Según la actual normativa europea  dirigida a eliminar dichos descartes, todos aquellos animales capturados que estén gestionados bajo TAC (total de capturas admitidas) y tallas mínimas, deberán desembarcarse en puerto. Ante la evidente problemática económica para el sector y ecológica para el medio marino, hay una excepción centrada en “especies de las que existan pruebas científicas que demuestren altas tasas de supervivencia, teniendo en cuenta las características del arte, de las prácticas de pesca y del ecosistema”.

 

Además, dicha normativa provoca que las flotas deban dejar de pescar cuando superen las cuotas marcadas para alguna especie. En este sentido, las rayas tienen bajas cuotas de captura, por lo que si se superan éstas pueden actuar como “especies de estrangulamiento”, pudiendo dejar amarrada en el muelle a una flota entera de barcos pesqueros. Discardlife, por tanto, tiene como objetivo estudiar la supervivencia y la recuperación de las rayas capturadas con pesca de arrastre en el golfo de Cádiz y en las Islas Baleares. Los resultados que puedan derivarse de este proyecto podrían traducirse en la excepción de desembarcar el exceso de rayas capturadas en caso de demostrar su supervivencia tras la pesca. Así, los pescadores podrían seguir faenando tras liberar aquellas rayas con altas posibilidades de supervivencia, y no volver al puerto tal y como la ley prevé.

Por ahora, los resultados obtenidos son esperanzadores, puesto que las especies de raya estudiadas no sólo presentan altas tasas de supervivencia tras la pesca de arrastre, sino también una prometedora recuperación fisiológica. Estos estudios han sido llevados a cabo en el Buque Oceanográfico Miguel Oliver, de la Secretaría General de Pesca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies